Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio

Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio
  • Herbert 8 mayo 2006 a las 22:31 pm

    Entre capullos y estrechas.

    Sorprendido, me he encontrado en mi buzón de correo con las fotos de tres chicas en actitud, digamos, de discreto strip-tease. Navegando por ahí, me entero del escándalo montado alrededor del presunto robo de las fotografías y su divulgación sin permiso de las afectadas.

    Se dice “por ahí” (que tenebrosa expresión) que las chicas en cuestión se han quejado por haber sido señaladas por terceras personas en sus lugares habituales de estudio o residencia, a consecuencia de la divulgación de las fotos. Ello, como era de esperar, les causa molestias y trastornos que no son precisamente deseables para nadie. Incluso, ha aparecido un comunicado anónimo que parece hablar en nombre de las afectadas (o de alguna de ellas), en el cual se ataca a los divulgadores de las fotografías, con enfado comprensible.

    En cuanto a las fotos en sí, como ya he mencionado más arriba, no pasan de ser unas cuantas fotografías bastante inocentes, con un leve tono erótico festivo. Fueron realizadas por las tres muchachas, al parecer, con la sana intención de divertirse. Dado el contenido, cabe suponer que en esta diversión incorporaron cierto interés por auto reafirmarse como mujeres sexualmente atractivas, cosa que considero perfectamente natural y en absoluto censurable.

    Por lo tanto, me parece desmedido y absurdo casi todo lo que esta circulando por ahí. La mayoría de lo que he podido leer sólo puede explicarse por un intento de auto-justificación por parte de las personas, hombres, que han visto las fotos y que les han gustado. En lugar de decir simplemente “son guapas” y dejarlo estar, como algunos han hecho, ellos se han dedicado a vilipendiarlas, como si la humillación pública fuera un procedimiento razonable para apuntalar su confesada admiración (bárbara costumbre la de destruir lo que nos gusta).

    Me preocupa poco la suerte de quien robo las fotos y las hizo públicas. Su actitud es tan claramente inmoral que nadie puede defenderle. Probablemente, el juego se le escapó completamente de las manos, yendo mucho más allá de lo que nunca hubiera pretendido. Me lo imagino en este mismo momento acurrucado en un rincón, rezando para que todo pase pronto y no tenga que dar con sus miserables huesos en la cárcel. Merece lo que le pase; seguramente no tanto por malo como por tonto.

    Lo que si me preocupa es la actitud de una sociedad enfermizamente ávida de sexo. Este no ha sido el único episodio que se ha presentado en Internet de modo similar, con fotos privadas parecidas o mucho más comprometidas, que circulan por todas partes generando debates interminables y humillaciones inaceptables para los afectados/as.

    Todos sabemos que en Internet es fácil encontrar pornografía, y todos sabemos que la mayoría de los hombres, en uno u otro momento, accedemos a ella sin demasiado recato. Todos sabemos también que hay muchas mujeres que no tienen el más mínimo inconveniente en mostrar sus encantos a la atención de quienes deseen disfrutar con ellos, bien por dinero, por simple gusto, como un juego, o por decisión personal. Esto a nadie escandaliza ya.

    Pero este tipo de casos es diferente, porque afectan a la vida de personas corrientes no dedicadas a vender su imagen en Internet, ni especialmente dadas a ofrecerla en público. Este tipo de casos es diferente, porque se ponen en marcha mecanismos sociológicos capaces de dañar la reputación o el buen nombre de una persona, al menos durante el tiempo que dure la “moda”.

    Porque, seamos realistas, estamos ya cansados de ver como “los universitarios de no se donde” o “las deportistas de no se que equipo” posan desnudos/as para un calendario con cuya venta pretenden financiar esto o aquello. Estamos acostumbrados a ver cuerpos semidesnudos o completamente desnudos en las playas. Estamos habituados a ver como personas más o menos conocidas muestran sus encantos en cualquier revista, o por televisión.

    Sin embargo, unas fotografías privadas robadas, en las que tres chicas “del barrio” muestran escuetamente parte de sus encantos, producen un revuelo considerable. Encima de ser víctimas del robo, hay quien se mofa porque “se han dejado robar”, y así son también víctimas de mofa: son víctimas por ser víctimas. Quienes se auto erigen en censores y detentadores de la moral pretendidamente liberal del “todo vale” (media docena de patanes, por lo que he podido leer), se dedican sin ninguna clase de pudor a plasmar sus escasamente meditadas opiniones ahí donde tengan ocasión, absolutamente inconscientes del daño que pueden producir con sus necedades.

    Deduzco que estamos poco habituados a la desnudez, y eso nos está dañando. Deduzco que continuamos arrastrando una moral sexual machista y restrictiva, que humilla con desprecio a la mujer cuando insinúa su sexualidad, a la vez que alaba en secreto a la prostituta por satisfacer la necesidad del varón. Un varón confuso y torpe que desearía que las féminas fueran sexualmente mucho más dispuestas, pero al mismo tiempo se mofa en público cuando estas reafirman su feminidad, lo que pospone ad-eternum el cumplimiento de su intenso deseo.

    Cuando apestan en el ambiente ciertas opiniones, inconfesables pero generalizadas, como que el sexo es “cosa de putas” y “las putas merecen desprecio y humillación”, no podemos esperar seriamente una relajación de ciertas tensiones sociales, capaz de normalizar y liberar la conducta sexual femenina. Y es así porque ellas se sienten permanentemente amenazadas por la posibilidad de verse inmersas en controversias como estas, o mucho peores, por algo tan pueril como permitir que sus pechos queden a la vista. Entre la disyuntiva de ser consideradas putas o ser consideradas estrechas, escogen la segunda, que al menos les ofrece cierta tranquilidad.

    La verdad, no se si en este país hay más capullos, o más estrechas. Lo que cada vez tengo más claro es que el número de estrechas es directamente proporcional al número de capullos.

    Herbert García Nalón
    E-mail/MSN:

  • Zenovita 19 octubre 2006 a las 23:49 pm

    Vamos a ver. Los que dicen que la culpa no es suya, porque tienen derecho a hacer lo que quieran con su cuerpo son subnormales. No es que me tiré por la ventana y me rompí la cara… pues claro que tú tienes la culpa a cada acción reacción, ley básica de la puta naturaleza. Puedes hacer lo que quieras, jugar a la ruleta rusa…tirante pedos delante del rey, pero asume las consecuencias, eso se llama madurez. Cosa que brilla por su ausencia en estas putas.

    Los que van defendiendo a estas putas, o son los nuevos novios por los que dejaron al anterior, que se relajen que ya se lo harán a ellos en el futuro, las muy putas.
    En caso de mujeres, por supuesto, cómo no van a defender a su misma infesta estirpe.
    Ahora bien, no te parece patético? Acaso lo haces tú? Si la respuesta es afirmativa es que eres igual de subnormal. Y punto. No hay discusión.

    En cuanto al país este que es una vergüenza, y el problema que tiene la gente… Mirad, el problema lo tienen las mujeres de hoy. Vuestro problema se llama crisis del post-feminismo. Consiste básicamente en que las mujeres os disfrazáis de una seudo ideología feminista, cuyos cimientos son contradictorios en su orígen (porque las verdaderas feministas escupirían a la cara a estas zorras… porque sn la vergüenza del género) y no tenéis claro que arquetipos seguir. Soy lista, se escribir y leer, quiero ir a la universidad. No quiero que me traten como un objeto, pero si quiero sí. No soy un florero, pienso, pero sí quiero soy subnormal… Os habéis criado con una pseudomoral, de zorra, es el mira pero no toques, el te caliento pero después si me apetece, yo soy la que manda… Porqué yo lo valgo, ausonia fina y segura, las mujeres malas van a todas partes… El resultado es que asumís varios roles contradictorios. Os comportáis como putas y ahora pretendes que te tratemos como si fueras la mas santa del lugar. Quizá tu coco funcione así, cuando me de la gana hago lo que quiero, te caliento la polla, pero cuand me canso te mando a paseo. Pero en la vida real no funciona así. Si me jodes yo te joderé.

    Parece que las mujeres de hoy en día vivís en otra dimensión donde la causalidad desaparece. Pues lo siento, pero aquí si haces algo tienes su s consecuencias. Yo sé que si me tiro desde un sexto me mato. Si fuera mujer, jodiera a un pavo follandome a su amigo, o simplemente dejandole por otro,(chicas buscar en el diccionario honrado/a por favor, ya sé que os cuesta leer, sólo sabéis decir estupideces y ver supermodelo 2006…)
    sabría que las posibilidades de buscármelas han sido considerables. las probabiliadades de que me pase algo mal aumentan.

    El problema es que la mujer de hoy es simplemente pulsión. Es decir yo, yo, yo, yo. Mi felicidad, mi libertad, mis necesidades, mi tal , mi pascual…. Todo gira entorno a lo que os salga lel coño. Y estáis mal acostumbradas a qué se os siga el rollo y se os complaca desde la infancia. Vivís desde la infancia, en un mundo banal, en que predomina la más guapa, después en el insti, asumís cada una un rol, (esto es patético, cada vez que lo veo me hace vomitar) que si la borde, que si la cachonda, que si la fashion, que si la muy amiga… Seguís unos arquetipos esterotipados, y el resultado es una personalidad infantil y débil. Y cuando llegáis al mundo de los adultos, aquel en el que hacer una putada suele ser pagado con otra, os sorprendéis.

    Pero es que mis derechos… es que en el mundo moderno yo puedo ponerles los cuernos a mi novio todos los días con todos sus amigos y el no tiene derecho a decirme ni mú. Sí es cierto, pero es posible que te mate. Y ese es el mundo real, no el que tú piensas que debería ser, o el que a ti puta zorra te gustaría que fuese. Si no aquel en el que si le tocas los huevos demasiado a un toro, te cornea, aquel que si te tiras desde un 6º te matas, aquel, en el que si haces esto eres una puta, y en el que si me quitas las razones para seguir viviendo, quizá a ti te lleve por delante.

    Moraleja. Piensa antes de actuar, cosa que jugando con barbies no debiste aprender de niña, y sobre todo si no quieres enemigos, NO TE LOS BUSQUES.
    CONOZCO MONTONES DE MUJERES QUE NO TIENEN QUE SUFRIR LO QUE LAS PUTAS ESTAS PORQUE NO TAN SON GILIPOLLAS.

Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 84
Tres chicas denuncian la difusin de sus fotos desnudas - Sociedad
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 47
Universidad Alfonso X el Sabio - UAX (Madrid). Titulaciones de
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 58
Alguien de Espaa no conoce a las chicas de la Alfonso X? (18)
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 84
Fotos robadas a tres chicas de odontologa de la universidad
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 83
Universidad Alfonso X el Sabio - UAX - Inicio Facebook
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 7
Fotos Chicas UAX Muoz, Consultor SEO - Fernando Muoz
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 52
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 73
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 71
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 3
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 26
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 10
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 30
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 11
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 90
Fotos tres chicas odontologa universidad alfonso x sabio 76